Pago
en línea

3 principios básicos para el cuidado de la piel del rostro

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, se estima que posee una superficie de 2 m2   en una persona adulta, con un peso total entre los 3 y los 5 kilogramos.  Es un tejido activo que se renueva todos los días y cumple con una serie de funciones básicas como la respiración y regeneración. Sus células están en constante multiplicación, y tiene la capacidad de secretar sudor, lo que permite regular la temperatura corporal y eliminar las toxinas del organismo; además, puede producir lípidos que junto con el sudor conforman el manto hidrolipídico, que le proporciona elasticidad y ayudan a mantener la hidratación de la primera capa de las células. Mantenerla en perfecto estado y facilitar que cumpla correctamente con sus funciones, ha sido y debe continuar siendo una de las preocupaciones a la hora de establecer una rutina de cuidado diaria. 


Los tres principios básicos son, la limpieza, la hidratación y la protección. Para esto se debe contar con productos afines a cada tipo de piel (seca, grasa, normal o mixta), que no sean ni irritantes ni sensibilizantes y, por supuesto, que cuenten con propiedades que le permitan cumplir con su función de manera eficiente sin causar daño. 


La limpieza es el primer paso que se debe llevar a cabo. Esta deberá hacerse dos veces como mínimo, en la mañana antes del uso de una rutina apta para el día, y en la noche posterior a la exposición a agentes como la polución o el maquillaje. Su principal beneficio, es remover todos los desechos que se acumulan a causa de la contaminación, el uso de cosméticos, el sudor, la grasa y los residuos del recambio celular. También es fundamental para preparar la piel para la aplicación de otros agentes hidratantes o tónicos, pues solo después de que la piel está limpia son capaces de penetrar los principios activos de estos productos. En el mercado encontramos disponibles muchas opciones que deberán ir acordes a cada tipo de piel y sus necesidades, entre ellas geles y emulsiones que deben retirarse siempre con agua después de su uso. Lo que no se recomienda es usar temperaturas muy extremas para enjuagar, ni jabones a base de petróleo como los de ducha que no están diseñados para la piel del rostro, pues por sus características es mucho más delicada que la del resto del cuerpo.


Después,  en toda rutina de cuidado, deberá incluirse un producto hidratante. Una piel seca es fruto de la pérdida de agua, de una actividad acelerada del recambio epidérmico, o de una función de barrera alterada. Por su parte, las sustancias hidratantes tienen la misión de mantener o restituir el equilibrio de la piel, retrasar el envejecimiento prematuro y dar un aspecto sano y fresco. Los hidratantes se dividen en tres grandes grupos, los hidratantes tipo humectantes que actúan atrayendo agua, los emolientes y los de tipo oclusivo que forman una película sobre la piel evitando que se pierda agua producto de la evaporación. La elección de este tipo de productos, deberá basarse en la edad y si se tiene o no afecciones propias como acné, dermatitis, entre otras. 

Por último, pero no menos importante, encontramos el infaltable protector solar. Este producto es fundamental, pues la incidencia de cáncer de piel y otras alteraciones relacionadas con la radiación ultravioleta aumentan cada día de manera dramática. Los efectos biológicos de la radiación son muy diversos y dependen de la penetración en la piel y tiempo de exposición, pudiendo aparecer poco después de la exposición solar o años más tarde. Es por esto que existen diferentes tipos de protección contra la radiación solar, y todos usados de manera conjunta se ha visto son más eficaces y seguros. 

Para escoger que tipo de protección se requiere, hay que saber que existen varios tipos de rayos ultra violeta que pueden generar algún tipo de daño en la piel, entre ellos se encuentran los A (UVA), los B (UVB) y la luz visible. Existen formas de medir que un protector solar si es eficiente mitigando la penetración de estos, y una de ellas es el SPF o factor de protección solar, que es un índice que determina la capacidad de un filtro para retrasar la aparición de las quemaduras solares, únicamente por efecto de los rayos UVB. Pero aquellos filtros que protegen exclusivamente frente a los UVB, es decir, frente al eritema y la quemadura solar, no ofrecen protección frente al envejecimiento y la fotocarcinogénesis inducida por los UVA. Por eso, se debe buscar que un producto sea de amplio espectro y proteja contra ambos. 

En consecuencia es importante tener en mente, primero, el espectro de protección del producto, y mínimo escoger alguno con un SPF de 30; segundo, elegirlo según el tipo de piel debido a que hay algunos en base más oleosa que no beneficiará aquellos con tendencia al acné. Tercero, usar la cantidad recomendada, si se va a estar expuesto directamente al sol, aplicarlo mínimo 30 minutos antes y reaplicar cada 2-3 horas una cantidad suficiente; además de reforzar las medidas de cuidado con prendas como sombrero, gafas y otras como camisetas que cubran hombros y espalda. 

Adicional a estas recomendaciones, siempre habrá cosas que no se reemplazan con productos tópicos, cómo descansar adecuadamente, mantenerse bien hidratado(a) y comer balanceado. Todo esto junto con hábitos de cuidado harán que la piel no solo luzca sana, sino que también se reduce el riesgo de presentar enfermedades o padecimientos molestos que afecten tu calidad de vida.

Recuerda que: En Innovación Médica contamos con un portafolio de productos dermocosmeticos especializados en cada uno de los momentos de la rutina de cuidado, que con el acompañamiento de tu médico se convertirán en tus grandes aliados. Facrel H, hidratación activa con propiedad antioxidante natural. Cosmeceutica Gel, agente de limpieza para todo tipo de piel. Y BloqUV Total, protección solar activa y duradera.


Conoce más contenidos acerca de salud y bienestar siguiendo nuestras redes

Más noticias

El reflujo gastroesofágico: ¿Qué es y cómo tratarlo?

Seguir leyendo

Nutrición

Seguir leyendo

¿Te has preguntado acerca de la importancia de protegerte correctamente de los rayos solares?

Seguir leyendo

Suscríbete a nuestro Newsletter para estar actualizado en nuestras ofertas:

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Calle 84 # 18-38 Of 206. Bogotá, Colombia - +57 318 878 0817

El contenido de este sitio está protegido por copyright © 20 21

¿Quieres un descuento en tu próxima compra?  Regístrate aquí