Pago
en línea

La importancia de la nutrición en los procesos de cicatrización

La relación entre la nutrición y la cicatrización de heridas ha sido reconocida durante muchos años. No hay duda de que se requiere una ingesta adecuada de carbohidratos, grasas y proteínas para la curación de heridas, sobre todo recientes investigaciones han sugerido que otros micronutrientes también pueden tener efectos beneficiosos significativos sobre la cicatrización. Los eventos que se desencadenan después de sufrir una herida se denominan la cascada de curación y en esta están involucrados múltiples procesos fisiológicos que se activan en pro de mejorar las condiciones y el ambiente alrededor de la lesión para que pueda sanar. Una de las cosas que más importancia toma a la hora de hablar de cicatrización es la alimentación, pues garantiza que se pueda activar debidamente esa cascada debido a que los eventos bioquímicos que se deben producir requieren energía, aminoácidos, oligoelementos y vitaminas, en su gran mayoría provenientes de una nutrición balanceada. Es por esto por lo que, en cualquier proceso en el cual se produzca una herida, bien sea por un accidente o por un procedimiento quirúrgico, el tratamiento sea cual sea, debe tener en cuenta el estado nutricional del paciente para poder obtener buenos resultados.


Las deficiencias de cualquier micro o macro nutriente como se mencionó anteriormente, impiden los procesos normales de ciertas etapas de la cicatrización. En la fase inflamatoria, por ejemplo, se afecta la proliferación de los fibroblastos, es decir, las células que son capaces de producir la sustancia principal en la restitución del tejido, el colágeno. También, la desnutrición se ha relacionado con la disminución en la resistencia de tracción de la herida y a bajas tasas de curación debido a infecciones por disfunción de las células T y los fagocitos (las células de defensa del sistema inmunológico), lo que da como resultando una curación tardía o heridas crónicas que no curan por retrasos en la cicatrización. Este tipo de personas con carencias de vitaminas u oligoelementos pueden desarrollar úlceras por presión, úlceras por enfermedad venosa, heridas quirúrgicas dehiscentes, entre otras, pues el cuerpo en situaciones de carencia parece priorizar los órganos de mayor tasa metabólica, es decir, aquellos más activos como el corazón, el cerebro o el hígado, y retrasa la regeneración de heridas con el fin de preservar órganos vitales a expensas de otros como la piel.


Ciertos nutrientes como los aminoácidos presentes en las proteínas animales y vegetales, la glucosa y los antioxidantes como la vitamina C o A, han demostrado actuar de manera positiva en la cascada de curación. La energía que proviene de los carbohidratos es convertida en glucosa dentro del organismo y esta es la fuente principal de combustible para que las células puedan trabajar en su máxima capacidad, lo que se traduce en una cicatrización rápida y eficiente. Por su parte, las proteínas son necesarias dado que de ellas se obtienen los aminoácidos suficientes para la síntesis de colágeno y enzimas involucradas directamente en el proceso de reparación de todos los tejidos. La vitamina A juega un papel importante en la fase inflamatoria debido a que a grandes rasgos, estimula el sistema inmunológico aumentando el número de células que son capaces de mantener a raya las bacterias que pueden colonizar la herida. También, la vitamina C que se conoce como ácido ascórbico o ácido L-ascórbico tiene la capacidad, como la vitamina A, de estimular la llegada de ciertas células a la lesión, en este caso favoreciendo el proceso de reepitelización de la piel a través de los fibroblastos y favoreciendo la formación de nuevos vasos sanguíneos. 


Todavía este tema causa bastante inquietud porque a pesar de que existe toda la certeza de que la alimentación es parte fundamental de todos los procesos de reparación, incluidos los de cicatrización, es importante encontrar más respuestas en cuanto a la particularidad de cada nutriente en cada una de las fases y en cuanto a la determinación del estado nutricional de cada persona, pues esto representa un reto. Por eso, la recomendación más clara es no solo tener una nutrición balanceada, sino también estar en la mejor forma posible sobre todo si se considera someterse a alguna intervención quirúrgica. 


Recuerda que: En Innovación Médica contamos con la fórmula nutricional RCT ultra y RCT plus, específicas para complementar la nutrición, dando un aporte alto de micro y macro nutrientes que pueden ser tus aliados para mantenerte sano y propiciar un ambiente óptimo para cualquier proceso de recuperación que deba llevarse a cabo en tu organismo. 

Conoce más contenidos acerca de salud y bienestar siguiendo nuestras redes

Más noticias

Ayuno intermitente, ¿qué es y qué beneficios tiene?

Seguir leyendo

Obesidad y Covid-19

Seguir leyendo

Nutrición

Seguir leyendo

Suscríbete a nuestro Newsletter para estar actualizado en nuestras ofertas:

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Calle 84 # 18-38 Of 206. Bogotá, Colombia - +57 318 878 0817

El contenido de este sitio está protegido por copyright © 20 21

¿Quieres un descuento en tu próxima compra?  Regístrate aquí